Mucho más verdes y sostenibles "Proyecto Jarama"

By in ,
3730
Mucho más verdes y sostenibles "Proyecto Jarama"

HEINEKEN España inaugura el proyecto Jarama y logra el balance hídrico neutro en producción a nivel nacional

HEINEKEN España ha inaugurado el proyecto Jarama, una solución basada en la naturaleza que le permitirá devolver al cauce de este río más de 500 millones de litros de agua al año (cantidad avalada por la Universidad Complutense de Madrid y la consultora LimnoTech). Esta iniciativa, junto a las realizadas en 2018 y 2020 en Doñana y la Albufera valenciana, permite a la cervecera devolver al entorno un total de 1.900 millones de litros de agua cada año, más del 100% del agua que contienen todas las cervezas que elabora en nuestro país.

Una gran noticia para el medioambiente, especialmente valiosa en un país con alto estrés hídrico como el nuestro. Y un importante logro para HEINEKEN España, que consigue que sus cuatro fábricas tengan un balance hídrico neutro casi una década antes de la fecha que se había marcado la compañía a nivel global.

Tal y como explica Sagrario Sáez, Directora de Sostenibilidad de HEINEKEN España“Cuidar las fuentes de agua que alimentan nuestras cuatro fábricas es una prioridad de HEINEKEN España dado que el 95% de la cerveza es agua. Con este proyecto recuperamos una laguna estacional que se inundará de forma natural con las crecidas del río, recargando el acuífero y mejorando la biodiversidad de toda la zona”. Asimismo, añade “Para HEINEKEN España este proyecto en Madrid junto con los que tenemos en Doñana y Albufera supone alcanzar la huella hídrica neutra en nuestro proceso de producción, al devolver a la naturaleza toda el agua que contienen nuestras cervezas”.

Las actuaciones, desarrolladas junto a la Confederación Hidrográfica del Tajo y la Comunidad de Madrid en la ribera del río Jarama a su paso por Belvis y ya completadas en su totalidad, se han centrado en eliminar un tramo de muro que impedía la inundación natural de una llanura estacional. Gracias a ello, un nuevo depósito natural de agua recargará el acuífero y sus reservas subterráneas, mejorando la calidad y la cantidad de agua disponible.

Además, se ha mejorado la biodiversidad de un entorno natural especialmente valioso desde el punto de vista ecológico e hidrográfico con la plantación de especies autóctonas y la retirada de residuos y plantas invasoras. Entre la vegetación incorporada destacan especies como el lúpulo silvestre, una variedad única en la Península que crece entre sauces; el cerezo de Santa Lucía, un arbusto muy valorado en la fabricación de perfumes por el delicado aroma de sus flores; y el lirio, una planta que crece en bosques de ribera y casi no podemos encontrar en la Comunidad de Madrid.

Dos líneas de trabajo fundamentales, la recarga del acuífero y la mejora de la biodiversidad, ya que como señala Antonio Yañez, Presidente de la Confederación Hidrográfica del TajoLos planes hidrológicos tienen dos objetivos claros y fundamentales: uno es la atención de las demandas de los usuarios y otra de las medidas fundamentales es el logro de los objetivos medioambientales que establecemos en los ríos y acuíferos de la cuenca del Tajo”.

Cuidar el agua que nos da la vida

El agua es la fuente de la vida y el ingrediente principal de las cervezas que elabora HEINEKEN España (con marcas tan reconocidas como Heineken®, Cruzcampo, El Águila o Amstel), ya que el 95% de la cerveza es agua. Por ello, cuidar las fuentes de agua de las que se nutren sus fábricas es una prioridad para la compañía. El agua es una materia prima crítica para su negocio en todo el mundo, pero especialmente en países con alto estrés hídrico como España.

Así, dentro de su hoja de ruta de sostenibilidad, HEINEKEN España ha presentado recientemente sus compromisos a 2025, con ambiciosos objetivos para ser Decididamente Verdes. Entre ellos, está el de mantener una huella hídrica neutra en el proceso de elaboración de sus cervezas.

Los proyectos Jarama, Doñana y Albufera, junto a los programas de tratamiento y regeneración del agua, con los que trata el 100% de las aguas residuales, han permitido dar un importante paso en este camino, logrando el balance hídrico neutro para sus cuatro fábricas.

Ahora, la cervecera sigue trabajando con la ambición de usar cada vez menos agua y ser más eficiente, y aspira a 2025 a utilizar solo 2,6 litros de agua por litro de cerveza elaborado, es decir, menos de la mitad (-51%) del agua que utilizaba en 2008. Un camino en el que ya ha avanzado mucho en los últimos años, logrando reducir un 33% su consumo desde 2008.